La privacidad ha muerto, viva la privacidad

2001-hal-9000-500x375

El fin de la privacidad o como Internet nos expone a la vigilancia exhaustiva por parte de las autoridades y las empresas. La vigilancia es previa al castigo. Cuidado.

Marcamos la casilla “acepto las condiciones de uso” con una facilidad pasmosa. Además lo hacemos una vez en la vida, y nos olvidamos ¿Alguien se leyó el contrato de servicio de Facebook? ¿De Istagram? ¿De wassap? ¿De twitter?

Entre otras razones, no te los lees por que tiene varias decenas de páginas, y por que están escritas del tirón y en mayúsculas. No parece un texto escrito, más bien un estampado o una textura.

Pero lo que allí se cita, y a lo que te comprometes al aceptar las  condiciones de uso, es que le cedes al fabricante todo lo que éste quiera de ti, todo menos tu dinero, por que este software se distribuye como gratuito.

Y resulta que el coste de la memoria en disco no ha dejado de bajar, así es que todo lo que haces con esos programas queda guardado y es propiedad del proveedor.

Pizza Hut fue la primera empresa que decidió en los 80s guardar datos de sus clientes que encargaban por teléfono, nombre y dirección, para facilitarles la repetición de los pedidos. Luego en Internet, los datos recogidos han crecido, y en la actualidad queda registrado en el mundo virtual hasta el más mínimo detalle.

Incluso cuando decides borrar tus datos en Facebook, por ejemplo, estos siguen guardados. Borrarlos significa que dejan de estar visibles para ti, no que hayan desaparecido.

La próxima generación de políticos deberá bregar con esta realidad, que desde que entraron en Internet, todos sus movimientos, sus consultas, su comentarios en facebook, sus fotos, sus mensajes de wassap, todo ha quedado registrado.

Ante el fin de la privacidad, muchos se consuelan pensando que nada tienen que ocultar. Pero el caso es que uno a veces no sabe que le conviene esconder algunas cosas.

Todos tenemos cosas que ocultar, por eso existen leyes que protegen la intimidad y la privacidad, pero esas leyes no rigen cuando aceptas las condiciones de uso en Internet.

Si haces búsquedas sobre el cáncer de colon, por ejemplo, esto quiere decir que o bien sufres la enfermedad o bien tienes un familiar cercano que la sufre. En cualquier caso a la aseguradora le interesará mucho conocer esa información para cobrarte una prima mayor o no asegurarte por antecendentes familiares. Y esta información será vendida tarde o temprano a las aseguradoras.vigilar_internet

Pero el tema va más lejos. La NSA, Agencia Nacional de Seguridad de los EEUU, gracias a la Ley Patriótica aprobada a raíz del 11S, rastrea todo el mundo virtual tanto de ciudadanos estadounidenses como del resto del mundo, buscando pistas de posibles terroristas. Y lo mismo hacen todas las agencias del resto de países del mundo, independientemente de que haya o no haya ley o regulación que las ampare.

De poco sirve que en los 10 últimos años los muertos en acciones terroristas en los EEUU se cuenten con los dedos de una mano. Esto es excusa para interceptar todas las comunicaciones, correos y comentarios de los internautas, una comunidad que se cuenta en miles de millones de miembros.

Este es el mundo que nos ha tocado vivir, el sueño del poder hecho realidad, un sistema de vigilancia total que a todos alcanza. El panóptico de Bentham perfecto.

Para más información

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-noche-tematica/lnt-terminos-condiciones-uso-261013-2310/2101947/

El panóptico de Bentham

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

css.php