Monthly Archives: octubre 2014

La madre de todas las corruptelas

El escándalo de las tarjetas de crédito opacas de Bankia está en el origen del vaciado de la caja más grande, de la mayor estafa a clientes y accionistas y del mayor agujero financiero de la historia de este sufrido país.

Chanakia Pandit, brahmán y pensador hinduista escribió hace 2300 años en su tratado del buen gobierno Artha Sastra que es tan difícil pillar al corrupto in fraganti como saber cuando un pez bebe agua.

fish drinking

corrompiendo a un pez

En el caso de las tarjetas “Black” de Caja Madrid/Bankia han pillado a 86 consejeros y directivos de Bankia corruptos ¿Como ha sido posible?

Poco después después de la llegada de Miguel Blesa a la dirección del consejo de administración de Caja Madrid en 1996, se puso en marcha el reparto de dinero negro a sus miembros mediante tarjetas de crédito sin límite. Estas tarjetas opacas no dejan traza de su actividad, por que no van contra las cuentas de sus propietarios, si no contra una cuenta genérica conocida como “tratamiento administrativo circular 50/99”, que está agrupada en la cuenta de “errores del servidor informático”, de la que no se informaba a Hacienda ni a los auditores. Los consejeros podían compra y sacar dinero de los cajeros, sin dar cuentas a nadie por valor de más de 15 millones €. Todo un sistema informatizado para corromper al consejo de administración con dinero negro.

15 millones € es una minucia si se lo compara con los 27.000 millones € de dinero público que Bankia ha recibido para evitar su quiebra. También es una minucia comparado con los miles de millones de euros estafados a los pensionistas con las preferentes. Y sigue siendo una minucia si se le compara con los miles de millones de euros de la estafa de la salida a bolsa de Bankia “quiero ser bankero”, donde los accionista a día de hoy, 3 de octubre, ya han perdido el 99,62 % de su inversión.


¿A que viene tanta alharaca con las tarjeras Black si 15 millones es una gota en el océano del agujero de Bankia?

Pues por que el caso tiene gravísimas implicaciones, pero para entender por qué, un repaso a como funcionan nuestras instituciones más respetables, las organizaciones financieras y empresariales.

Una empresa, banco o caja tiene su razón de ser por que facilita un producto o servicio a sus clientes, en el caso de Bankia salvaguardar los ahorros y facilitar rentabilidad. Y debe hacerlo pagando a sus proveedores y trabajadores, cumpliendo con las reglas y normas del estado y devolviendo una rentabilidad razonable a los accionistas.

Para que todo esto funcione como una seda, los gestores de la empresa deben responder ante un organismo de control conocido como “consejo de administración”.

En el consejo de administración están representados los trabajadores,  los gestores, los accionistas y los clientes, esto es, todos los colectivos implicados y afectados por la actividad de la empresa.

Pero ¿Qué pasa si los gestores compran con dinero negro al consejo de administración para que deje de controlarles?

blesa_dracula_620x509

Pues que la empresa deja de responder ante sus clientes, trabajadores, accionistas y la sociedad en su conjunto. Dicho de otro modo, se vuelve irresponsable.

Tratándose de una caja de ahorros, en su consejo de administración están también representadas las institucionales del estado, con políticos de diferente pelaje. Así es que esos “pocos” 15 millones € son la causa y razón de la monstruosa corrupción de más de 50.000 millones € que Bankia ha estafado a clientes preferentistas, accionistas y al propio estado que ha debido rescatarla con dinero público.

Algunos hombres buenos

Pero si pillar a los corruptos in fraganti  es tan difícil como saber cuando un pez bebe agua ¿Cómo hemos llegado a conocer este escándalo? Gracias a algunos hombres y mujeres buenos.

Empezando por el juez Elpidio Silva, que se atrevió a procesar al intocable Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid por supuesta estafa en la compra del City National Bank of Florida. Esto le ha costado el puesto al juez, pero abrió una primera grieta. Otros hombres y mujeres buenos aprovecharon la oportunidad, como la policía judicial que se personó en la sede de Bankia para recoger pruebas de la presunta estafa de las preferentes y los informáticos de Caja Madrid, ahora Bankia, que si bien dijeron en un primer momento que no había pruebas que entregar por que el protocolo establecía la destrucción de correos electrónicos históricos, tras trabajar una noche completa descubrieron que había una copia de los susodichos correos en un servidor secundario en el que no se habían borrado por un “fallo de protocolo”. Quédense con este dato.

¿Recuerdan el engañoso nombre de la cuenta de dinero negro a disposición del consejo de administrador corrupto? cuenta de “errores del servidor informático”.

Seguramente esos mismos informáticos estaban hartos de ver cómo se engordaba la cuenta de “errores del servidor informático”, ésa que evidenciaba su aparente incompetencia, y mira por donde aquella noche cuando les vino a visitar la policía judicial del juez Silva, vieron la oportunidad de desquitarse de tanta frustración acumulada y entregaron la copia de  los correos de Blesa, copia que existía precisamente por un “error del servidor informático”.

buscando2_los_correos_deblesa

Policía judicial buscando un email de Blesa

El genio ya estaba fuera de la lámpara, e iba a ser imposible devolverlo a su confinamiento. Ha habido intentos de toda índole para destruir o silenciar esos correos, incluso alegando que no se pueden utilizar judicialmente para “no vulnerar el derecho a la intimidad de Blesa”.

Pero hoy en día hacer copias de datos es fácil y barato, y debe haber por ahí más de una de los susodichos correo, así es que las filtraciones van a ser inevitables. Pero esta de las tarjetas Black no es una filtración cualquiera, por que salpica a todos los partidos del antiguo régimen, a la casa real, a los sindicatos, a la misma institución de hacienda y sobre todo a los gestores que vaciaron la caja.

Los estómagos agradecidos del consejo de administración dejaron hacer y deshacer a placer a los administradores de Caja Madrid que tan generosamente les pagaban. Dejaron que se estafara a sus clientes con las preferentes, y a los inversores minoristas colocándoles  acciones de una entidad quebrada como si fuera solvente.

Y finalmente el estado tuvo que poner nuestro dinero, el de todos, para que la quiebra de Bankia no arrastrara al sistema financiero completo.

¿Cómo ha respondido la opinión pública ante la madre de todas las corrupciones? Pues pidiendo que los consejeros corruptos devuelvan esos 15 millones. Ya está, eso es todo.

elpidio_silva

Mientras el juez Silva ha sido depurado, Blesa y sus secuaces siguen disfrutando de una vida de lujo y opulencia sólo reservada en otros lares a emprendedores de éxito genuinos, esos que crean valor en lugar de robar (y evadir) una parte y destruir el resto.

Ahora sólo nos queda la esperanza de que otros hombres y mujeres buenos, periodistas probablemente mileuristas con contrato temporal, sigan tirando de la manta y agitando la conciencia de este país dormido, por que mientras los criminales sigan impunes, esto no tendrá remedio.

css.php